' type='text/css' />
© Iker Méndez

Bailando salió del vientre de la madre y bailando atravesó el dolor y el horror hasta llegar aquí, que era donde debía estar, de modo que ahora no hay quién la pare.

El Siglo del Viento, Eduardo Galeano